ALGO DE HISTORIA DEL PERRO LOBO CHECOSLOVACO.

Orígen y líneas de sangre

 

 

Todo empezó hace relativamente poco en el tiempo. Corría el año 1955 y en plena “Guerra Fría”, en la antigua Rep. Checoslovaca, había que defender las fronteras del llamado “Telón de acero” a toda costa. Fue entonces cuando la guardia de fronteras, que hasta entonces había estado tratando de mejorar las líneas de pastor alemán para la vigilancia  de las líneas fronterizas, a través del coronel Karen Hartl, llevó a cabo unos experimentos consistentes en el cruzamiento de perras de pastor alemán con machos de lobo de los Cárpatos y hembras de lobo con machos de pastor alemán. La primera en cruzarse fue la loba “Brita” con un pastor alemán seleccionado, pero los resultados entre ambos fueron infructuosos, con lo que hubo que reemplazar a éste último por el pastor alemán “Cesar z Brizoveho haje” dando lugar a la primera camada de híbridos nacidos el 26 de mayo de 1958, y dando lugar a la primera línea de sangre.

De esta primera generación de híbridos F1, se pudo comprobar que podía darse el cruzamiento entre si, dando lugar a una segunda generación F2. De todos ellos se examinó cuáles eran sus facultades físicas, biológicas, su comportamiento , si eran aptos o no para la cría y de qué capacidad de aprendizaje y tenacidad eran poseedores. De aquí surgió una tercera y cuarta generación , F3 y F4, los cuales fueron ya empleados como perros al servicio del ejército para las fronteras. Aún así, hasta el año 1983, fueron realizándose varios cruces entre lobos/as y perras/os dando lugar a cinco líneas de sangre con las que actualmente se trabaja.

 

 

A partir de 1965, después del experimento, surge la necesidad de elaborar un nuevo plan para la continuidad y mejora de ésta nueva raza. Es entonces cuando se piensa en obtener ejemplares que mantengan las cualidades físicas y morfológicas del lobo, y el carácter y las cualidades favorables del pastor alemán.

 

En la década de los 70, los diversos híbridos obtenidos son llevados lejos de las fronteras, donde sin la presión del ejército se llevan a cabo las mejoras y la fijación de la raza hasta el año 1982 donde a través del Club de Criadores de la raza se realizan las primeras inscripciones en el registro genealógico principal en Praga.

 

El 13 de junio de 1989, fue reconocido el estándar de la raza por la Federación Canina Internacional FCI, en Helsinki  con el número 332 a través de la petición del Club de Criadores del Perrolobo Checoslovaco cuya sede estaba en Praga.

 

Fue incluido como raza de trabajo en el Grupo 1 de la FCI.

 

Caracter y comportamiento

 

Estamos ante una relativa nueva raza de perro, pero que sin duda alguna causa gran admiración por donde pasa. Podríamos decir que estamos ante el individuo más distinguido de la raza perruna. Es un perro alto pero ligero y muy robusto con un fuerte pelaje (ocho veces más denso que algunas razas nórdicas), con los ojos en oblicuo que le otorgan una capacidad de perspectiva mayor que la de otros perros, y con la máscara típica del lobo.

 

 Posee una fuerte dependencia del amo y de los miembros de la familia aunque dista de la de otras razas. La raíz de esta dependencia consiste en la fidelidad que une al perro  con la figura del jefe de la manada así como el afecto y defensa de sus miembros. Aquí la posición de los niños es privilegiada para él, permitiéndoles cosas que no se las permitirían a otro adulto o a otros perros.

 

 Puede aprender a convivir con otros animales los cuales incluirá dentro de lo que para él es su clan, aunque puede tener reacciones imprevistas con otros animales considerados para él como “extraños”. No le hace falta mirar constantemente a su dueño, aunque siempre sabrá donde está y que está haciendo en cada momento. Hay que prestar especial atención a sus gestos y mímica, al igual que el lobo, la posición del rabo, orejas, postura corporal, mirada, dientes, etc., nos indicarán perfectamente en qué situación se haya para tomar decisiones adecuadas.

 

Su capacidad cerebral (30% mayor aproximadamente y heredada del lobo) le hace tener rápidas reacciones y un extraordinario sentido de la orientación, capaz de recorrer distancias de 100 Km. Para él no importa si llueve o nieva, si hace frío o calor, si es de día o de noche, su capacidad está por encima de todo esto.

 

Pese a su inconfundible belleza, estamos hablando de un perro que fue creado por y para el trabajo (no hay que olvidarse que está incluido en el grupo I como perro de utilidad) si bien es cierto, es un perro que se aburre con inútiles repeticiones para lograr un ejercicio, para él todo tiene que tener una motivación de la cual ha de encargarse su dueño de encontrar y desarrollar.

 

 No suelen ladrar, aunque tengan la capacidad para ello. Ante la llegada de un extraño, su primera reacción es la de evaluar la situación. Si su líder, entendiendo como tal a cualquier miembro de la familia, le expresa que es una situación normal, entonces actuará en modo tranquilo y relajado incluso de manera muy zalamera y bulliciosa ante la llegada de esa persona al hogar. Si por el contrario, su líder no se encontrara en ese momento, él, como siguiente en la jerarquía, tomará la decisión de qué postura a seguir, bien sea de sosiego, prudencia, desafiante, amistosa o amenazadora según la misma lo requiera.

 

 El perro lobo checoslovaco nunca comenzará una pelea, pero si el contrario empieza, él nunca rehusará de ella

 Datos extraidos: asociación perro lobo checo.

 

Recent Posts