ESTREMECEDORA BIENVENIDA.

Hoy, he llegado un poco más tarde de lo habitual a atender mi manada de PLC.

He tenido un recibimiento magnífico…

Ocho individuos aullando al unísono, se me ha puesto el vello de punta.

Sólo han callado cuando “Tito”, el alfa, me ha lamido la cara.

Ahora entiendo como nuestros antepasados paleolíticos, en aquellas noches del cuaternario, se enamoraron del aullido salvaje del cazador libre.

Recent Posts